jueves, 4 de septiembre de 2008

Poema de Daniel Omar Favero


Pintura: Mónica Palla/Daniel Marino

Llanto por un niño muerto

Qué pequeño, qué inocente,
aquel que nada sabía,
que no pensaba en la muerte
y tan pronto se moría.
Tan extraña era esa voz
que lejos se lo llevaba.
En los huesos, el dolor
se le hundía y le quemaba.

Y sin consuelo era el llanto
de aquel alma desgarrada,
de la madre, que ha quedado
ya sin mundo, ya sin nada.

"¡Pequeño trozo de pan
que no pudiste crecer
que te acunen en el mar
las olas que fuiste a ver!

Tu madre rompió su cruz
y ya no quiere rezar.
Tu padre perdió el azul
y ya no quiere cantar".

¡Diles que te estás meciendo
sobre una cuna enjoyada
y que aún tu puedes verlos
desde una mansión dorada!

Daniel Omar Favero

Nació el 30 de julio de 1957.
Estudiante de letras.
Secuestrado el 25 de junio de 1977 y desaparecido desde entonces.

Extraído de "Desde el silencio" Pág 12 -1984-

3 comentarios:

Blogger María del Carmen ha dicho...

que belleza de palabras, que sentires!
invalorable pieza poética
muy buen post

le invitoa visitar msi blogs

www.panconsusurros.blogspot.com

y de ahí a mis otros blogs

le saludo y dejo paz mary carmen

11 de septiembre de 2008, 12:42  
Blogger dondelohabredejado ha dicho...

Qué hermosa y triste poesía. Como si este artista hubiese escrito para sus padres el dolor que años después sentirían. Cuánta sensibilidad abortada por los crueles!!!

Un abrazo.

13 de septiembre de 2008, 7:59  
Blogger ade ha dicho...

- Ay, ayyyyyyyyyyyyyy, cuanto dolor,cuanto. Ade

21 de febrero de 2009, 12:56  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal