domingo, 9 de diciembre de 2007

Reseña de Haroldo Conti


Pintura: Vincent Van Gogh


Perdido (fragmento), de Con otra gente

" Hacía un par de años que Oreste no veía al tío pero estaba seguro de encontrarlo igual. La misma cara blanca y esponjosa salpicada de barritos y de pelos con aquellos ojos deslumbrados que se empequeñecían cuando miraba algo fijo, el moñito a lunares marchito y grasiento, el mismo sobretodo negro con el cuello de terciopelo, el chambergo alto y aludo que se calzaba con las dos manos y el par de botines con elásticos. La estación Pacífico se había empequeñecido con los años. Eso parecía, al menos. En realidad era un mísero galpón con un par de andenes mal iluminados. En otro tiempo, sin embargo, veía todo aquello coloreado por una luz misteriosa. La propia gente estaba impregnada de esa luz. Era espléndida, leve y gentil, como si no fuera a cambiar ni a morir nunca y la estación lucía como un circo. Pero la gente había cambiado de cualquier forma y la vieja estación Pacífico lucía ahora como lo que era, un mísero galpón de chapas lleno de ruidos y olor a frito. "

Extraído de: http://www.epdlp.com/escritor.php?id=1603

Haroldo Conti nació en Chacabuco, Provincia de Buenos Aires el 25 de mayo de 1925. Fue maestro rural, actor, director teatral aficionado, seminarista, empresario de transportes, piloto civil, profesor de filosofía. Estuvo tambien vinculado a la actividad cinematográfica como guionista, y en calidad de tal trabajó en La muerte de Sebastián Arache, un film de Nicolas Sarquis.

Su novela Alrededor de la jaula recibió en 1966 el premio del concurso hispanoamericano convocado por la Universidad de Veracruz, y fue más tarde llevada al cine por Sergio Renán con el nombre de Crecer de golpe . Recibió también el Premio de la Casa de las Américas por Mascaró, el cazador americano , el premio de la revista Life , Fabril Editora y el municipal de la Ciudad de Buenos Aires.

Su obra narrativa, nutrida en sus tan disímiles experiencias, posee una rara densidad descriptiva que por momentos se torna casi lírica, y un manejo poco usual del mundo de los afectos simples, que elude todo sentimentalismo fácil.

Fue secuestrado en 1976 por la dictadura militar y hasta el día de hoy permanece en la lista de desaparecidos.

Extraído de http://www.tyhturismo.com/data/destinos/argentina/literatura/escritores/Conti/Conti.html

11 comentarios:

Blogger Maria Rosa ha dicho...

Gracias Gustavo, por recordarnos a uno de los grandes y permitirnos este encuentro con él.
María Rosa León

10 de diciembre de 2007, 1:39  
Anonymous Alicia Perrig ha dicho...

La primera vez que leí a Haroldo Conti, fue "La balada del Álamo Carolina", en la cola de un banco. Desde entonces siempre tengo "La balada..." en mi cartera cuando tengo que esperar. Es tan grande este escritor, tan grande que a veces no lo puedo creer. Gracias por traerlo Gustavo. Alicia Perrig

11 de diciembre de 2007, 23:18  
Blogger RICARDO JUAN BENITEZ ha dicho...

Justo homenaje a un escritor víctima de la violencia política de una época terrible. Gracias.

12 de diciembre de 2007, 11:45  
Blogger Avesdelcielo ha dicho...

Tributo merecido por tanta violencia injustificada, tanta saña a un escritor que contó historias magistrales y se sentó bajo un álamo memorable.
MARITA RAGOZZA

29 de febrero de 2008, 1:34  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Impregnada de misterio
tu espera bajo el álamo -
baña de luz tu recuerdo Haroldo -
Un bello y merecido reconocimiento Gus. Gracias.

Elisa Dejistani

30 de marzo de 2008, 12:51  
Blogger Bosco ha dicho...

Un gran escritor. Un hombre sabio. Un hombre bueno

25 de mayo de 2008, 21:00  
Anonymous Emmanuel ha dicho...

Horoldo Conti es el escritor argentino que más me llega, que horada mi persona emocionalmente, Conti es uno de los pocos a los cuales me cuesta leer por seguna vez, ya que le temo al caudal de sensaciones que genera, o tal vez lo dejo como señuelo del deseo, no se, pero este escritor ha sido profundísimo. Gracias Gustavo por recordar a Conti y por tu generosidad en la página.

27 de julio de 2008, 21:39  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Hay sentimientos innominados porque mixturan lo estético y el horror...eso me sucedió con esta presentación. Tu trabajo, impecable, Gus. Un beso. susana rozas

30 de abril de 2009, 15:13  
Blogger deliteraturayalgomas-2 ha dicho...

Es difícil recordar las horas tibias leyéndolo y, a la vez, despojarnos de broncas por tanta injusticia. Haroldo Conti es uno de tantos que nos dejó suficiente material para meditar y sacar conclusiones.
Gracias Gus por tu dedicación.
Betty

30 de abril de 2009, 22:24  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Hola Gustavo, soy Amaranta Guevara, no sé si me recordarás. Nos conocimos en Marathónica Mar de Ajó. Te felicito por tu página: impecable, turbadora, a pesar de que la "desaparición" está presente en cada poema y reseña, no deja de ser un canto a la vida, un rescate de algo que, muchos todavía, niegan que sucedió. Tu página grita los que muchos se niegan a oír. Te escribo desde la única ciudad en Argentina en donde se cometieron hechos atroces y de los cuales no ha quedado vestigio. Desde la única ciudad en donde nadie se ha animado a participar como testigo en los juicios por la verdad. Allá, en el sur, en las heladas aguas, yace hundido un famoso Crucero que fue centro clandestino de tortura junto con su hermano gemelo, que no se hundió, pero fue desguazado.

Un fuerte abrazo amigo y gracias por no olvidar y fomentar el no hacerlo.

2 de mayo de 2009, 3:58  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Les recomiendo la pelicula basada en su vida "El retrato postergado" de Andres Cuervo.Excelente..Pag: A la vieja usanza productora..tbn en facebook.

16 de agosto de 2011, 22:15  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal