miércoles, 23 de julio de 2008

Poema de Oscar Wurm


Pintura: Leandro Torres


Poema para nunca


Hay un poema que nunca voy a escribir
_que no podría_,
hay
una canción que nunca voy a cantar
_que no podría_,
y es el de tu rostro
dormido
compañera,
porque toda la ternura
no encuentra las palabras
que puedan contarte,
que puedan contar
del país de caricias que amanece
al borde de tu imagen,
a orillas de tu cara custodiada por el sueño...
Si mis ojos
pudieran hablarte de ese instante
si ellos,
centinelas incansables que se inundan de paisajes tuyos
pudieran inventar un modo de narrarte...
Pero no,
porque
qué palabras podría caminar la breve geografía de tu boca
apenas entreabierta respirando...
porque
qué palabras podrían dibujar el mapa
que las primeras luces habitan poco a poco y a medida
que toda la sangre se despierta para ver...

Y no,
que no hay palabras,
que no habrá ninguna canción,
ningún poema
o por lo menos
no el exactamente necesario...

Oscar Wurm

Nació en 1952, en Posadas Misiones.
Estudiaba abogacía en Corrientes y es detenido en abril de 1973, liberado ese mismo año el 25 de mayo por un decreto del Poder Ejecutivo de Héctor Cámpora.
Desde 1973 a 1976 recorre diferentes ciudades, residiendo fundamentalmente en Buenos Aires.
De acuerdo a información militar muere en un enfrentamiento, sin embargo no se entiende por qué es enterrado en una fosa común en Chacarita el 18 de febrero, si el fallece el 29 de enero de 1976. Nunca hubo información clara de los hechos que culminaron con su muerte.
Tenía al morir 23 años, sus restos fueron llevados a Posadas, donde residen sus familiares.

Extraído de Palabra Viva, Editado por SEA - CONABIP, año 2005.

14 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Gus, te felicito por este merecido homenaje, es necesario resaltar la importancia de este poema "para nunca olvidar", así como todos los que comparten este espacio para poetas ausentes, que nos recuerdan una etapa siniestra de la historia de nuestro país. Una manera de tomar conciencia, es leer el canto inconcluso de estos poetas, cuya vida fue truncada injustamente, la mayoría de las veces, en la más gloriosa juventud.
Gracias Gus por la grandeza de sentimientos con que realizas esta entrega.
Un abrazo entrañable
Eli

Elisa Dejistani

23 de julio de 2008, 16:07  
Blogger Avesdelcielo ha dicho...

Siento lo mismo que Elisa, admiración por tu trabajo generoso y solidario, para que las letras de los poetas ausentes, NUNCA, NUNCA dejen de ser leídas.
MARITA RAGOZZA

23 de julio de 2008, 19:04  
Blogger Elisabet Cincotta ha dicho...

Un va leyendo cada poema, cada palabra, intenta ocupar el lugar del poeta para abrazarlo.

besos
Elisabet

23 de julio de 2008, 19:52  
Blogger Kellypocharaquel ha dicho...

Gustavo, gracias por este recuerdos que s fueron fisicamente pero dejaron su obra que perdurará siempre. Este blog aroma el alma con las flores de la calida de expresión y tu pureza humana.
¡¡¡ Gracias !!!
Besos
Raquel

23 de julio de 2008, 19:56  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Aunque parezca una obviedad o un lugar común, paradójicamente estos poetas ausentes están hoy más presentes en nosotros, contrariamente a lo que pensaron los que intentaron callar sus voces. Todavía nos duelen sus heridas y nos obligan a no olvidar esos episodios que ensombrecieron nuestra historia y nos llenaron de vergüenza y de dolor. Gracias, Gustavo por ayudar a hacer siempre presentes a los ausentes.
María Rosa León

23 de julio de 2008, 21:49  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Gracias, Gustavo por su trabajo incansable, por su generosidad, por su compromiso. Hace solo unas horas uno de los tantos monstruos fue al lugar donde debió estar siempre, la poesía de sus víctimas, en cambio, tiene alas, es y será libre para llenar de vuelo nuestras almas.
Gracias
Alicia Perrig

27 de julio de 2008, 0:20  
Blogger julia del prado morales ha dicho...

Gracias Gus, por traer a los otros, besos, Julia

27 de julio de 2008, 14:41  
Anonymous Sonia Quevedo ha dicho...

Se siente cada palabra, cada poema y cada canción por los ausentes. Se enaltecen los sentidos al leer tanta belleza removiendo la tristeza del poeta y sus recuerdos.

Gracias Gus, por compartir letras tan valiosas.

Sonia.

27 de julio de 2008, 17:32  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Por suerte los hombres tienen el don de la palabra y la memoria. Saben en qué momento me estremezco cuando sé que tenía sólo 23 años, derecho a la vida y convicciones como pueden tener hoy cualquiera de mis hijos.Tu tarea Gustavo habla por si misma. Muy bueno este espacio donde las palabras reviven.

Lily Chavez

27 de julio de 2008, 19:54  
Blogger olgawornatdixit ha dicho...

No te conozco, pero encontre este poema de pura casualidad. Fui novia de Oscar Wurm y la destinataria de esta poesia, que supe guardarla hasta no hace mucho, cuando se me perdio en una mudanza...El militaba en el ERP y yo en Montoneros...Fue una bellisima persona...Me conmovio volver a leerlo..Gracias por reproducirlo..
Olga Wornat
owornat@gmail.com

1 de noviembre de 2008, 13:51  
Anonymous claudia ha dicho...

Soy Claudia Zamudio, prima hermana de Oscar, fue enternecedor leer nuevamente aldo de Oscar, lo recuerdo con su delgada figura y admiré siempre cómo supo sobrellevar la secuela de polio, para recordarlo, mis hijos saben de él.

17 de julio de 2010, 17:48  
Blogger Espacio Santé "Estetica saludable" ha dicho...

Me produce una profunda emoción leer este poema, Oscar Wurm es mi tio, hermano de mi padre sinceramente es hermoso encontrar esto. Gracias!

9 de octubre de 2011, 4:43  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Hola. Soy Sonia, trabajo en el registro único por la verdad en el Chaco, y una de las tareas es reconstruir las historias de vida de los desaparecidos asesinados. Y a Oscar lo teníamos en nuestra lista, ya que el militó en el Chaco. Gracias a esta pag. nos enteramos de la existencia de sus familiares. Nos gustaría poder conversar con algunos. Mi correo es corochito@yahoo.com.ar. Gracias

9 de abril de 2015, 9:01  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Ayer 25 de junio, por primera vez me permití revelar su nombre, de él me queda algún poema y lo que vivimos juntos. Resistiendo en una cocina hasta la madrugada hablando del hombre nuevo y la revolución. Escribiendo cartas, poemas… y tomando mates.
Compartí su cumpleaños, pidió fósforos de papel. Nos despedimos con un abrazo fuerte lo vi irse “rengueando”. Y para mis adentro me dije “ojalá vivas Marcos”. Ese nombre me acompañó siempre hasta ayer, donde me permití desbloquear su nombre y ver en su página este poema.
Daniel

25 de junio de 2015, 13:22  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal